Empanadas de carne argentinas

Dentro de dos días me voy a Valencia y toda la semana que viene estaré ocupadísima cultivando mi faceta arquitectónica, así que dejaré todo esto un poquito abandonado. Pero no quería irme sin dejar los deberes hechos, sobre todo después de la respuesta que he tenido para lo del concurso. Como comentaba el otro día, me he apuntado a un concurso organizado por la revista Pasteles de ensueño. Mediante votaciones a través de Facebook, elegirán tres blogs a los que hacerles un reportaje, y he pensado que sería una buenísima ocasión para situar un blog sin gluten entre los demás blogs de forma que adquiramos visibilidad y normalización en este mundo. La cuestión es que la gente que sigue mi blog no solamente me ha votado, sino que además han compartido la publicación y han pedido a amigos y familiares que me apoyen con su voto. Y, por si fuera poco, me han llegado numerosísimos comentarios de ánimo, apoyo y muchísima energía positiva que me saca una enorme sonrisa con cada mensaje que leo. Que nadie lo dude: si finalmente hacen un reportaje de Singlutenismo en esta revista, no saldré yo, sino que saldrán todos ellos.

Si alguien quiere unirse a esta maravillosa gente que me ha impulsado hasta el segundo puesto, puede hacer clic en la siguiente imagen y hacer clic en “me gusta”.

Tres fotos singlutenismo

Como ya he dicho en Facebook, me he quedado sin palabras para agradecer tanto cariño, así que voy a hacerlo de la mejor forma que sé: con una receta de mi abuela.

Antes que nada, me gustaría recordar a todo el mundo que cuando yo digo “empanada” me refiero a lo que en España se conoce como “empanadilla”. En Argentina es muy habitual comer empanadas de todo tipo: de espinaca, de queso, de carne, de atún, de choclo (maíz)… A ver si poco a poco las voy trayendo todas, porque desde luego es una comida deliciosísima donde las haya. Además, ahora que contamos con masa de empanada Adpan, el trabajo se simplifica muchísimo.Empanadas de carne

Que nadie se olvide de mandarme sus fotos cuando hagan la receta, para la nueva sección de Singlutenismo :)

Sigue leyendo

Anuncios

Ñoquis del 29

En Argentina hay una tradición según la cual el día 29 de cada mes se comen ñoquis. He estado investigando varias páginas web, y me han encantado los diversos orígenes que se le atribuyen a esta tradición.

Por un lado, hay un posible origen italiano que habla de una leyenda basada en San Pantaleón. Según esta historia, un 29 de julio pidió pan a unos campesinos del Veneto, que lo invitaron a comer, a pesar de ser muy pobres. A modo de agradecimiento, les anunció un año de grandes cosechas y muy buena pesca. Por ello, el 29 de cada mes, se recuerda este episodio con una comida sencilla y barata, como los ñoquis.

Hay otro origen italiano, del que creo que puede participar en parte mi familia debido a la región de la que proviene. Se dice que por el año 1690, en un pueblito del Piamonte hubo una gran pérdida de una cosecha de trigo. Por aquella época, las patatas estaban destinadas al consumo animal, pero era tal el hambre que había en el pueblo a causa de la pérdida del cultivo, que hicieron esta pasta a base de patatas. Desde entonces, el 29 de cada mes, que era el día del Santo Patrono, se reunían en la plaza principal del pueblo, donde festejaban haciendo ñoquis y agradecían por sus cosechas.

Otro origen de esta tradición, y es el que siempre se ha contado en mi casa, es que al ser finales de mes, la gente ya no tenía mucho dinero para comer, por lo que comían ñoquis que, al estar hechos fundamentalmente de patatas, son bastante baratos.

Por último, uno que me ha cautivado especialmente, seguramente por lo bonito de agasajar a los compañeros con la comida. Resulta que a finales de la década de los 70, un grupo de periodistas gastronómicos de Buenos Aires solía juntarse a comer en casa de uno de ellos cada mes a comer. Entonces, el anfitrión preparaba una comida con la que dar la bienvenida a sus invitados a su casa. Un día 29, en casa de Monona Molina, los periodistas fueron recibidos con unos simples ñoquis de papa que hicieron las delicias de los comensales. Tanto fue así, que aquello dio lugar al llamado Club del Ñoqui, que se reunía cada 29 a degustar tal manjar.Ñoquis

Por supuesto, en mi casa, que nos apuntamos a un bombardeo, si de comida se trata, hemos llevado a cabo esta tradición siempre que nos hemos acordado (tampoco es que vivamos pegados al calendario…). Además, la costumbre manda poner un billete de un peso argentino debajo del plato para atraer la buena fortuna (económica, se entiende). Vi alguna vez que en ciertas familias se pone el billete debajo de todos menos de un comensal, y al finalizar la comida, lava los platos quien no tenga el billetito. Cuando éramos chiquitos, mis hermanos y yo acudíamos a la minicolección de monedas y billetes que tenía mi papi para rescatar los pocos billetes de $1 que tenía y los poníamos debajo del plato. Ahora que ya no tengo ninguno de esos billetes, no sé si poner uno de 5€ o de cualquier otra cosa, por miedo a que termine corrompiendo mi plato.

Claro, este febrero no tiene 29… Resulta que cuando los hicimos para el 29 de enero, ni medimos ni pesamos nada. Esta vez quisimos hacerlos con todo en regla para que el próximo 29 nadie se quede sin comer ñoquis sin gluten :) ¿Terminaré estableciendo una tradición entre los seguidores de Singlutenismo? ¡Ojalá! Sigue leyendo