Día mundial del pan. Yo, sin gluten

Dos años después de inaugurar Singlutenismo, vuelvo una vez más a celebrar el día mundial del pan. Este año también tenemos un logo (parece que vamos afinando poco a poco…), un evento en Facebook, una etiqueta en las redes sociales y muchos, muchos panes.Logo DMP

Lo organiza Kochtopf, como siempre, y los panes sin gluten no van a ser menos.

World Bread Day 2014 (submit your loaf on October 16, 2014)

Además, en esta ocasión me ha vuelto a ser complicado, pero no me he querido quedar fuera. Hice mi pan en la casa de mi hermano, con un horno que desconocía, sin balanza y estrenando la panera de Lékué (que me la llevé enrolladita de viaje). Con esto quiero decir que no hay nada que nos pueda detener para elaborar nuestros propios panes. Incluso me llevé las harinas: un paquete de harina panificable Proceli y uno de Brot Mix Dunkel de Schär. Y, la verdad, el resultado fue, para las circunstancias, bastante bueno. Creo que el horno no calentaba bien y llevó un montón de tiempo hacerlo (una hora y media!), pero bueno, aprovechamos que teníamos el horno encendido y el pan bien resguardadito para ir cocinando otra cosa al lado. Eso sí: está riquísimo. Con un sabor a integral que me encanta.yopansingluten3

Y dadas las circunstancias, no tuve muchas oportunidades de experimentar, así que me fui a lo seguro. Seguí la receta de Famalap (que, como todos sabrán, es una eminencia en el mundo del pan sin gluten y pionera en enseñarnos a todos a hacerlo), pero a ojo, así que la pondré tal cual la he hecho, por si alguien se encuentra en mis mismas circunstancias. Sigue leyendo

Anuncios

Sandwich con pan Genius

SandwichA veces me da la sensación de que dedico mi blog a comidas muy elaboradas y destinadas a ocasiones especiales. Da la impresión de que no comiera a menos que tenga una ocasión especial para ello, ¿no? Pues no: la verdad es que cocino y como, y mucho. Quizás desde que estoy en Oviedo cocino menos comida del día a día, porque se suele encargar la Yolita, pero sí que tengo varios platos que no requieren tantísimo trabajo, que se pueden comer cualquier día y que, en su normalidad, nos hacen disfrutar de una gran comida. A ver si poco a poco van viendo la luz.

Me gustaría iniciar esta nueva etapa con un sandwich. Qué cosa más fácil, la verdad. Y, al mismo tiempo, qué infinidad de posibilidades. Hacer un sandwich tiene su ciencia, y sino, que se lo pregunten a Joey (perdón, sólo he conseguido el vídeo en inglés). Este en particular no tiene nada de raro ni es especialmente original, pero le tengo mucho cariño por la historia que hay detrás. Yo lo llamo “el sandwich de Nico”. Nico es la pareja de mi prima Vicky, que vive en Argentina. Allá por el 2001, un día estábamos cenando todos los primos y algunos adultos de sobras de esos días, y Nico estaba armándose este sandwich cuando un primo tras otro le empezamos a pedir que nos armara uno para cada uno. La cuestión es que cuando llegó mi turno (fui la última), me quedó la petición un tanto descolgada y, encima, el pobre chico ya estaba harto. Con toda su santa paciencia, me preparó uno y yo fui feliz. No sé si a día de hoy se acordará de aquello, pero yo guardo el recuerdo con mucho cariño.

Cambiando de tema, y como sabrán, no acostumbro a comprar panes, sino que prefiero hacerlos yo. Sólo los compro en casos de emergencia, cuando están muy baratos o para probar uno nuevo. Me gusta saber qué panes del mercado son ricos para que cuando se den esas emergencias, en las que o se compra pan o no se come, sepa a cuáles acudir. Recientemente salió a la venta el pan de molde fresco de Genius, así que tras dar un poco de vueltas lo conseguí para probarlo. El rústico me parece especialmente delicioso, y es el que usé en esta ocasión. Sigue leyendo