Dany Faccio

No soy nada egocéntrica. La intención inicial de este espacio es que podáis saber quién está detrás de Singlutenismo y para qué. La razón por la cual mi descripción va a ser tan sumamente larga tiene su historia. En mayo, la revista “Pasteles de Ensueño” organizó un concurso para que los 3 blogs más votados en su página tuvieran un reportaje en el número 4 de su revista. Por razones obvias y lógicas, el espacio dedicado a cada blog es bastante reducido, así que no se puede explayar uno mucho. Aún así, yo les escribí todo sobre mí y ellos sacaron la información que les pareció más interesante compartir con sus lectores. Me gustaría compartir aquí el correo que les envié, ya que pocas veces he estado tan inspirada y he tocado tantos palos. Creo que es importante que conozcáis la “versión extendida”, porque en ella me acordé de cada uno de los que estáis al otro lado del ordenador y que hacéis posible todo esto.

Desde aquí, mi más sincero agradecimiento a todos vosotros.


Mi nombre es Daniela, aunque en el mundo sin gluten se me conoce como Dany Faccio. Definir de dónde soy es bastante complicado: siempre lo resumo en que nací en Argentina, crecí en Oviedo y estudié en Valencia. He intentado aprovechar todas las oportunidades que se me han ofrecido, y así fue como pasé un año viviendo en Venecia, seis meses en México D.F. y otros seis en Varsovia. Ahora, con 26 años y una carrera de arquitectura recién terminada, estoy viendo cuál será mi próximo destino y qué haré en él, ya que no me gusta cerrarme puertas.

Me encanta cocinar desde muy pequeña. Crecí saboreando las exquisiteces culinarias que se preparaban en casa, especialmente las que salían de las manos de mi abuela Yoli. Los cumpleaños de mis dos hermanos mayores y los míos se hacían siempre en casa y tenían como denominadores comunes los globos, las pizzas caseras y las preciosas y deliciosas tartas de la Yoli. A día de hoy, mis amigos de la infancia aún recuerdan lo rico que estaba todo (y más de uno se apuntaría a otro cumple de esos). La Yoli me cuenta ahora que por aquel entonces era difícilísimo conseguir boquillas o mangas pasteleras.Corte

Aunque me gustaba estar por la cocina cuando mi abuela hacía algo, creo que una de mis primeras creaciones por mi cuenta fue el pan casero. En una excursión del colegio a una granja escuela nos enseñaron a hacer pan. Desde entonces, durante varios años se convirtió en mi “plato especial”, hasta el punto de que hacía baguetinas caseras e iba preguntando a cada uno de la familia (éramos siete) cómo iba a querer su bocadillo. Así, una cena “chuli” eran bocadillos con mis baguetinas. Está claro que en mi casa lo de la comida es algo muy serio y algo muy bonito: nos encanta halagar a nuestros seres queridos con una buena comida, con un delicioso postre o, simplemente, con algo rico.

Foto Cupcakes no tolero el glutenCon esta base culinaria andaba yo, ya estudiando en Valencia, cuando a mi hermanita pequeña le diagnosticaron celiaquía. Como se trata de una intolerancia que tiene base genética, nos hicimos toda la familia las pruebas y a mí me tocó. La verdad es que tuve bastante suerte: muchísima gente se pasa años con una mala calidad de vida, con problemas de salud serios (que van desde afecciones digestivas hasta abortos espontáneos, pasando por dolores de huesos, anemias y malestares varios) hasta que después de muchas vueltas y muchos médicos, por fin dan en la tecla. Mi caso fue mucho más sencillo y me considero inmensamente afortunada. Celíaco se nace y se hace. Esto es: se tiene una base genética y se puede o no desarrollar la intolerancia. Cuando a mí me diagnosticaron, parece ser que hacía poco que la había desarrollado. Y en ese momento ni me planteé que pudiera ser un impedimento para nada: el gluten me hacía daño, así que tenía que eliminarlo de mi vida. Y así lo hice.

Desde entonces, pasó un año de probar panes horribles y gastar una cantidad desmesurada de dinero. Y es que los productos específicos sin gluten son notablemente más caros que aquellos con gluten, hasta el punto de que un celíaco se gasta 1600€ más al año que un no celíaco comiendo lo mismo (en su equivalente apto para celíacos, claro). Además, en ese primer año fue cuando me fui a vivir a México, donde el desconocimiento sobre la celiaquía era muchísimo mayor y donde las posibilidades de encontrar productos en el mercado eran muy reducidas. Fue entonces cuando empecé a hacer más mis propios panes (con harinas que me habían llevado de España) y llegué a la blogosfera celíaca. Mi blog aún tardaría mucho en nacer, pero descubrí a las que poco a poco serían mis maestras: Celiaquines, Famalap, Storch… Y poco después (a mediados de 2012) llegué a un grupo de Facebook maravilloso en el que se compartían recetas, ilusiones y fracasos culinarios: 500.000 recetas para celíacos. No había día que no subiera una foto de algo que había hecho. Además, iba compartiendo las recetas que llevaban toda mi vida en mi archivo que, además, por ese origen argentino que tenían, resultaban muy innovadoras para un grupo formado fundamentalmente por españoles.Chapatas sin gluten5

Mi gran actividad en ese grupo dio lugar a lo inevitable: en octubre de 2012 inauguré Singlutenismo en un día tan señalado como el día mundial del pan. Singlutenismo no es sólo un blog de recetas sin gluten: desde él y apoyándome en las redes sociales, intento echar una mano en todo lo que puedo en torno a nuestro mundo. Además de recetas, en él comparto experiencias en restaurantes (que muchas veces lo de salir a comer fuera es un auténtico quebradero de cabeza) y consejos varios. Me importa especialmente todo lo que tenga que ver con el día a día del celíaco y cómo hacerlo más sencillo. Creo que en este sentido hay dos aspectos fundamentales: nuestra voluntad y la de los que nos rodean (ya sean familiares, amigos, compañeros del trabajo o profesionales de la gastronomía). Además, la labor de las asociaciones de celíacos resulta imprescindible en un país en el que la Administración no se preocupa todo lo que debería por las personas con alergias e intolerancias alimentarias. Las asociaciones hacen todo aquello que deja de hacer la Administración: controlar los etiquetados, difundir la celiaquía, formar a restauradores y comedores, informar y acompañar al recién diagnosticado…Cupcakes oreo sin gluten 2

Desde Singlutenismo ayudo a todo el que puedo en todo tipo de dudas: cómo planificar un viaje, cómo manipular la comida en casa para que no se contamine con gluten (por la contaminación cruzada, uno de nuestros mayores enemigos), cómo ir a casa de alguien, cómo invitar a comer un celíaco, qué cosas podemos comer con seguridad y en cuáles tenemos que estar pendientes de las marcas… En resumen: pongo a disposición de mis seguidores mi experiencia en el día a día y todas aquellas cuestiones sobre las que me he ido formando. Y siempre bajo la premisa de comer rico y variado, a través de las recetas que comparto en mi blog.

Por si fuera poco, de un tiempo a esta parte, me han invitado a colaborar en varias charlas sobre todos estos temas y por fin me estrené hace poco en un show cooking en la celebración del Día Nacional del Celíaco organizado por la Asociación de Celíacos de la Comunidad Valenciana (esa a la que le debo casi todo lo que sé y que me vio crecer en este mundo). La experiencia me dejó tal buen sabor de boca que por fin mi amiga Raquel y yo nos lanzamos a poner en marcha algo en lo que llevábamos tiempo pensando: El taller sin gluten. Nuestra iniciativa pretende ser una herramienta de utilidad para todo el colectivo celíaco y todo aquel que se interese por él: gente del mundo gastronómico, familiares, amigos, colegios, fabricantes… Mediante una serie de talleres, cursos y charlas, pretendemos enseñar técnicas, trucos y recetas de cocina, así como dar consejos sobre el día a día para el celíaco y para todo aquel que trata con un celíaco. La seguridad es lo más importante a la hora de cocinar para un intolerante o alérgico alimentario, y no debemos dejar de lado la calidad de nuestras elaboraciones. Desde El taller sin gluten queremos aunar ambos aspectos partiendo de una base sin gluten que contemple también otras intolerancias en la medida de lo posible.DNCOrihuela4

Mi lista de tareas pendientes en el blog es interminable. Según las temporadas, le puedo dedicar más o menos tiempo. Sufrió un parón considerable cuando estaba haciendo mi proyecto final de carrera, pero desde que acabé, está con más fuerza que nunca. Y seguramente por eso son tantas las cosas que quiero hacer desde Singlutenismo que se me acumulan. Los seguidores de Singlutenismo son lo mejor, sin duda. Todos ellos se involucraron muchísimo para echarme una mano en este concurso y por ello les estoy eternamente agradecida. Todo este trabajo vale la pena por cada comentario de agradecimiento y cada palabra de ánimo que recibo de ellos. El hecho de ver que ayudas tanto con algo que haces con tanto cariño y tanta honestidad, algo en lo que pones tanto de ti y con lo que algunas veces hasta sufres, te hace apagar el ordenador con gran serenidad al final del día. Aunque por temporadas no pueda mantener este ritmo, los seguidores de Singlutenismo saben perfectamente dónde encontrarme cuando necesitan algo, y siempre termino sacando un huequito para contestar fugazmente los correos electrónicos. Espero poder seguir aquí mucho tiempo más, aportando lo que sé, aprendiendo cada día y apoyando en lo que pueda.

Anuncios

18 pensamientos en “Dany Faccio

  1. Hola danny. Soy una chica de 15 años celiaca jeje y vivo en la Comunidad Valenciana y no me gusta nada lo de face Joven porque es a partir de 18 y a mi me gustaria conocer a gente hacer quedadas y campamentos con gente de mi edad. No se si tu podras ayudarme pero gracias de todas formas.

  2. Enhorabuena, ya te lo he dicho por twitter, a mi personalmente me ayudas bastante. A ver si hablamos, pq tengo muchas dudas aún.

    • Hola Beatriz!! :) Yo encantada de hablar contigo, por supuesto! Pero oye, ahora que estás en una asociación, fíjate de pedir una cita con ellos para hablar de tooooodo lo que te inquieta!! Para eso están!! :)

  3. Enhorabuena por este blog maravilloso,soy madre de una recien diagnosticada de sensibilidad al gluten,aunque llevamos un año en un infierno…en fin poco a poco espero conseguir por lo menos hacer un pan comestible…gracias por todo lo que enseñas ,un abrazo

  4. Danny he leído atentamente tu nota y como vos también soy argentina. Soy de descendencia italiana. Hace cuatro años a mi hermana le diagnosticaron celiaquismo debido a las constantes deposiciones dearreicas y a una enorme anemia que casi la lleva a la tumba dos veces (ahora ya controlada), ella tiene también anemia del mediterráneo. Yo no tengo ninguno de esos síntomas pero hace unos años sufro de fuentes hemorragias, no se si ocasionada por la menopausia, pues tengo 50 años, y su consecuente anemia. Cuando era mas joven sufrí de tiroides. Mi pregunta es que tipos de exámenes te hiciste que determinaron que eras celíaca. Pues quiero hablar con mi médico para hacermelos. Gracias por tu atención y espero tu respuesta. Saluda atte Biby

    • Hola Biby!

      Pufff!! Qué historial tenés en tu familia!! Espero que mejore todo pronto!

      1. Lo primero que me hicieron fue una analítica de sangre específica de anticuerpos de celiaquía (Antitransglutaminasas IgG e IgA), y valores habituales de cosas como hierro, calcio, ácido fólico, vitaminas C, D, E, colesterol y varias cosas más. Vamos: una analítica completa con, además, Antitransglutaminasa IgG e IgA. Si estos dos últimos valores dan positivo, ya tenemos una sospecha grande de celiaquía. Sin embargo, pueden dar negativo y sin embargo tener sintomatología clara y algunos otros valores (hierro, calcio y demás) mal y eso también haría sospechar de celiaquía.
      2. Lo siguiente que me hicieron fue una gastroscopia intestinal con biopsia del duodeno. Esto es: te meten un tubo con una cámara y unas pinzas por la boca hasta llegar al primer trozo del intestino delgado. Con esto analizan si tenés atrofias o inflamaciones intestinales y se mide en escala Marsh (de 0 a 3), que es lo que nos da el diagnóstico definitivo.
      3. A mí no me la hicieron, pero se puede hacer también una analítica genética de los alelos DQ2 y DQ8 para ver si se tiene la genética celíaca positiva. El 95% de los celíacos tienen uno de ellos o los dos positivos. Esta prueba ayuda también a confirmar el diagnóstico.

      A día de hoy, se considera que con la biopsia y una de las otras dos pruebas se puede tener un diagnóstico. En chicos chiquitos, para evitarles la biopsia (que aunque no es dolorosa, es molesta), ante una sintomatología muy clara (malas digestiones, retraso del crecimiento, vómitos, diarrea, panza hinchada…) se les hace sólo el análisis de sangre y la genética.

      Espero haberte aclarado las dudas! :)

Dejá tus migas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s