Tiramisú sin gluten (y sin lactosa)

El tiramisú es, junto con la panna cotta, el postre por excelencia italiano. No es de extrañar, entonces, que esta receta deliciosa esté en mi familia desde hace tanto tiempo, ya que, debido a nuestro origen argentino, tenemos una gran influencia de la gastronomía y la cultura italiana. Esta receta es de mi abuela y queda absolutamente deliciosa: el bizcocho mojadito, la crema suave y esponjosa, el contraste del café, el chocolate y el mascarpone… No es por fardar de abuela, pero he de decir que está aún más rico que el tiramisú sin gluten que se puede comer en Pompi, il regno del tiramisù. Además, es una receta sencilla y rápida. Lo único que hay que hacer es prepararlo con un poco de antelación para que se refrigere correctamente y los sabores se asienten.

Con esta receta conseguimos un tiramisú grande de unos 32×24 cm. que da para 8-10 personas en función de nuestra glotonería. En las recomendaciones del bizcocho os hago unos comentarios importantes al respecto, ¡así que no las paséis por alto!Tiramisú Sin Gluten

Una cosa importante del tiramisú es diferenciarlo de la tarta de tiramisú. El tiramisú de verdad tiene una única plancha de bizcocho en la base y toda la parte superior es crema. La tarta de tiramisú tiene dos o más capas de bizcocho con crema entre ellas y una crema superior. Esta receta es la del primer caso, que es la que siempre se ha hecho en mi casa. Esto permite, además, que el bizcocho quede más mojado, ya que si ponemos una capa superior de bizcocho y la empapamos mucho, chorrearía sobre la crema intermedia y puede quedar mal. Mi recomendación es hacer la receta tal cual.

Por cierto, he pedido precios para producir esta bolsa y por 8-10€ puedes tenerla cómodamente en tu casa. Si te interesa, escríbeme a singlutenismo@gmail.com y te doy todos los detalles!Bolsa Singlutenismo

Vamos con la receta, que ya hace mucho tiempo que quiero ponerla y nunca encuentro el momento… Sigue leyendo

Anuncios

Roscón de reyes

El roscón de reyes es sin duda una de las masas más complejas que nos encontramos en el mundo sin gluten. Es un bollo muy sensible a “minucias” como los cambios de temperatura, las corrientes de aire, la manipulación, los líquidos, la humedad ambiental… Con esta mini introducción quiero transmitir una primera idea: no tiréis la toalla. Ya visteis lo guay que me fue el año pasado con mi propio roscón, y es que el laboratorio singlutenista no es moco de pavo.

Hace dos semanas, impartí el primer taller sin gluten en Tiffany & Cake y me estrené nada más y nada menos que con el roscón. Se ve que me van las emociones fuertes y esto no ha hecho más que empezar! La cuestión es que, para que todo el mundo aprovechara al máximo la sesión, hubo que hacer un gran trabajo previo de investigación para dar con mi receta perfecta. Y esta es la segunda idea que quiero transmitir: tras tantas pruebas de roscón, he comprobado que cada uno debe encontrar aquel con el que más comulgue.

Una de las pruebas que hice fue con harinas proteicas, esas que usamos tanto para que los panes sepan tan a pan. Y a mí, personalmente, no me terminó. Así como me encanta el sabor que queda en el pan dulce sin gluten que os presenté el otro día, para el roscón se me hace un sabor muy pesado e integral. Me gusta más el sabor a bollito que obtengo con este que os presento hoy y que expliqué con todo lujo de detalles a las maravillosas asistentes al taller del roscón.Roscón de reyes sin gluten

Antes de seguir, quisiera agradecer una vez más a todas las personas que comparten sus experimentos, en especial a Susana, TeresaMarisa y Salomé, y a mi compañera Raquel por trabajar codo con codo conmigo para encontrar las dos recetas que más le han gustado a El Taller Sin Gluten.

No dudéis que todos seguimos aprendiendo y que nuestras cocinas y despensas están en constante cambio. ¡Veremos con qué receta salimos para el año que viene! Por ahora, me quedo con esta. Además, la intención en todo momento al buscar esta receta fue encontrar algo que se pudiera hacer con los ingredientes que conseguimos fácilmente cerca de casa. Evité usar harinas más difíciles de conseguir para que mis alumnas no tuvieran problemas a la hora de preparar el roscón estas navidades.

Espero que os guste y que os animéis a hacerla. Mi consejo es que tengáis paciencia y mucho mimo con la masa. Os lo explico al final, en las recomendaciones, pero os recomiendo ya que os llenéis de amor e ilusión para que se los podáis transmitir a la masa.

Sigue leyendo

Feria Internacional de Muestras de Asturias 2014

Hace ya un mes que actualicé por última vez el blog con mi última (gran) experiencia en Roma y parece que fue ayer. En este mes han pasado tantas cosas y tan rápido que apenas he tenido tiempo de respirar. Tras la presentación en sociedad de El taller sin gluten, nos pusimos en contacto con varias empresas, fabricantes y asociaciones con la intención de presentarles nuestro proyecto. La respuesta tanto por parte de nuestros seguidores como por parte de quienes recibieron nuestro dossier fue muy gratificante y cada mensaje estaba lleno de buenos deseos que desde aquí quiero agradecer.

Uno de los fabricantes que mostró interés por nuestro trabajo fue Productos Cárnicos El Cuco. Como muchos sabrán, es una empresa asturiana que cada año tiene un puesto de comidas en la Feria Internacional de Muestras de Asturias, y este año quisieron ofrecer algo diferente. El martes 12 de agosto, impartí un show cooking con sus productos para cuantos se quisieron acercar. Ante todo, quisiera agradecer a la organización su interés y todo el apoyo que me proporcionaron para que todo saliera genial. Y, por supuesto, muchísimas gracias a todos los asistentes, en especial por sus amables palabras antes, durante y después del curso. Ya habrá tiempo de hablar de las recetas, que sin duda las colgaré en Singlutenismo.ShowcookingETSG

Además, el sábado 16 era el Día del Celíaco en FIDMA, y la Asociación de Celíacos de Asturias organizó la I Jornada Celíaca de FIDMA. Para ello, preparó dos charlas y una mesa redonda. Sigue leyendo

Día Nacional del Celíaco en Valencia y Benicàssim

Ya ha pasado un mes y medio desde la celebración del día nacional del celíaco, y a mí me parece que fue ayer. Aquellos días estuvieron tan llenos de emociones que los coletazos aún se sienten hoy. Hace un tiempo conté en qué consistió la celebración de Orihuela, la grande de ACECOVA, y el maravilloso lugar que nos acogió y que tuvimos la oportunidad de conocer. No quería quedarme sin hablar de las otras dos celebraciones que llevó a cabo la asociación en las provincias de Valencia y Castellón, porque fueron unas jornadas igual de geniales. La celebración se llevó a cabo el 31 de mayo: por la mañana en Valencia y por la tarde en Benicàssim.

La mañana empezó tempranito en el Centro Cultural La Nau de Valencia. Es un edificio de la Universidad de Valencia que se sitúa en el casco histórico de la ciudad. Ha sido sede de la UV desde su fundación a finales del siglo XV: una serie de casas y solares situados cerca de la calle La Nau dieron lugar a un proyecto de remodelación de Pere Compte. Desde aquel primer proyecto, el edificio ha tenido numerosas intervenciones para adaptarlo a las diferentes funciones y necesidades que iban teniendo lugar. Su claustro y sus fachadas son un claro ejemplo de arquitectura neoclásica valenciana. A día de hoy, alberga las actividades culturales más importantes de la UV, conferencias y congresos, al tiempo que constituye la sede institucional del Rectorado. Además, los servicios universitarios de cultura y patrimonio, así como la Biblioteca Histórica, se sitúan en este edificio.

La jornada organizada por ACECOVA para la mañana se dividía en tres actividades simultáneas: una charla impartida por el psicólogo Ricardo Fueyo sobre los aspectos psicológicos que influyen en la adhesión a la dieta sin gluten, una mesa redonda titulada “sin gluten y sin miedo” y actividades para los niños. Yo participé en la mesa redonda junto con Himilce (de ACECOVA Joven Valencia), Ramón (responsable del área de nutrición de ACECOVA) y Eugenia (colaboradora de ACECOVA y moderadora de la mesa). La tertulia estaba inicialmente dirigida a jóvenes y a padres, con la intención de aportarles la visión de un sector joven al que no le detiene la celiaquía (ni nada jijiji). Resulta curioso, pero me sentí muy cómoda a pesar de estar con alrededor de un centenar de asistentes. El ambiente de participación que se generó fue lo que hizo que el tiempo se nos pasara volando hablando de experiencias, dudas y miedos. Varios padres comentaron que se habían encontrado más de una vez en situaciones incómodas, como que no invitaran a sus hijos a los cumples de sus compañeros porque era muy complicado atender a un celíaco. Unas chicas nos contaron lo mal que lo pasaron en su viaje a París y se quedaron con que viajar sin gluten es muy difícil. Alguien también comentó que había tenido problemas comiendo sin gluten en algún restaurante y que no le habían sabido atender.DNC23 Sigue leyendo

Mayo celíaco

¡Ya estamos en mayo! Sí, ya sé, hace cinco días que no es novedad, pero varias circunstancias me han tenido ocupadísima. Pero ya estoy aquí para traer la (¿)novedad(?).

Como sabrán todos los de este ámbito, hoy es el día internacional del celíaco. Además, en España se celebra el día nacional del celíaco el 27 de mayo. Y como nos gusta poco esto de las fiestas y tener motivos para hacer cosas, nos hemos adjudicado el mes entero para nosotros. Estas ocasiones son perfectas para trabajar aún más por la normalización y la difusión del colectivo celíaco. Tenemos situaciones muy variopintas en función del país en el que nos encontramos, pero en la gran mayoría de ellos aún queda muchísimo trabajo por hacer. Desde luego no podemos ir exigiendo por el mundo que todo el mundo conozca la celiaquía y todos sus matices, pero eso de que al menos no suene a chino no sólo es de agradecer, sino que además es muy importante. Por ello, muy lejos de exigir, lo que tenemos que hacer es, con todas las buenas formas y toda la paciencia del mundo, contar allá donde vamos que somos celíacos, y qué supone (aunque sea a grandes rasgos). Algo así como difundir la palabra. Y, además, creo que lo más importante que podemos hacer es transmitir tranquilidad. Muchas veces cuando hablamos de nuestra situación, la gente nos contesta cosas como “vaya rollo”, “uf, no podrás comer nada” e incluso “jo, qué putada”. Y más aún si les estamos pidiendo que cocinen algo para nosotros, ya sean amigos, familiares o cocineros de un restaurante. Creo que tenemos que hacerles llegar la idea de que debemos tener muchos pequeños factores en cuenta, pero que se interiorizan y automatizan enseguida y que, además, en la mayoría de los casos, se solventan con una buena higiene a la hora de cocinar y con un listado de qué podemos comer con seguridad.

Como sabrán, una de las cosas que intento hacer desde mi blog, es fomentar esa difusión de la palabra a través de pequeñas pautas que nos pueden ayudar a nosotros al salir a comer fuera y a quienes nos invitan. Dicho esto, hoy vengo a presentar varias iniciativas que creo que pueden ayudar una vez más. Espero que les gusten. Sigue leyendo