Tiramisú sin gluten (y sin lactosa)

El tiramisú es, junto con la panna cotta, el postre por excelencia italiano. No es de extrañar, entonces, que esta receta deliciosa esté en mi familia desde hace tanto tiempo, ya que, debido a nuestro origen argentino, tenemos una gran influencia de la gastronomía y la cultura italiana. Esta receta es de mi abuela y queda absolutamente deliciosa: el bizcocho mojadito, la crema suave y esponjosa, el contraste del café, el chocolate y el mascarpone… No es por fardar de abuela, pero he de decir que está aún más rico que el tiramisú sin gluten que se puede comer en Pompi, il regno del tiramisù. Además, es una receta sencilla y rápida. Lo único que hay que hacer es prepararlo con un poco de antelación para que se refrigere correctamente y los sabores se asienten.

Con esta receta conseguimos un tiramisú grande de unos 32×24 cm. que da para 8-10 personas en función de nuestra glotonería. En las recomendaciones del bizcocho os hago unos comentarios importantes al respecto, ¡así que no las paséis por alto!Tiramisú Sin Gluten

Una cosa importante del tiramisú es diferenciarlo de la tarta de tiramisú. El tiramisú de verdad tiene una única plancha de bizcocho en la base y toda la parte superior es crema. La tarta de tiramisú tiene dos o más capas de bizcocho con crema entre ellas y una crema superior. Esta receta es la del primer caso, que es la que siempre se ha hecho en mi casa. Esto permite, además, que el bizcocho quede más mojado, ya que si ponemos una capa superior de bizcocho y la empapamos mucho, chorrearía sobre la crema intermedia y puede quedar mal. Mi recomendación es hacer la receta tal cual.

Por cierto, he pedido precios para producir esta bolsa y por 8-10€ puedes tenerla cómodamente en tu casa. Si te interesa, escríbeme a singlutenismo@gmail.com y te doy todos los detalles!Bolsa Singlutenismo

Vamos con la receta, que ya hace mucho tiempo que quiero ponerla y nunca encuentro el momento… Sigue leyendo

Anuncios

Roscón de reyes

El roscón de reyes es sin duda una de las masas más complejas que nos encontramos en el mundo sin gluten. Es un bollo muy sensible a “minucias” como los cambios de temperatura, las corrientes de aire, la manipulación, los líquidos, la humedad ambiental… Con esta mini introducción quiero transmitir una primera idea: no tiréis la toalla. Ya visteis lo guay que me fue el año pasado con mi propio roscón, y es que el laboratorio singlutenista no es moco de pavo.

Hace dos semanas, impartí el primer taller sin gluten en Tiffany & Cake y me estrené nada más y nada menos que con el roscón. Se ve que me van las emociones fuertes y esto no ha hecho más que empezar! La cuestión es que, para que todo el mundo aprovechara al máximo la sesión, hubo que hacer un gran trabajo previo de investigación para dar con mi receta perfecta. Y esta es la segunda idea que quiero transmitir: tras tantas pruebas de roscón, he comprobado que cada uno debe encontrar aquel con el que más comulgue.

Una de las pruebas que hice fue con harinas proteicas, esas que usamos tanto para que los panes sepan tan a pan. Y a mí, personalmente, no me terminó. Así como me encanta el sabor que queda en el pan dulce sin gluten que os presenté el otro día, para el roscón se me hace un sabor muy pesado e integral. Me gusta más el sabor a bollito que obtengo con este que os presento hoy y que expliqué con todo lujo de detalles a las maravillosas asistentes al taller del roscón.Roscón de reyes sin gluten

Antes de seguir, quisiera agradecer una vez más a todas las personas que comparten sus experimentos, en especial a Susana, TeresaMarisa y Salomé, y a mi compañera Raquel por trabajar codo con codo conmigo para encontrar las dos recetas que más le han gustado a El Taller Sin Gluten.

No dudéis que todos seguimos aprendiendo y que nuestras cocinas y despensas están en constante cambio. ¡Veremos con qué receta salimos para el año que viene! Por ahora, me quedo con esta. Además, la intención en todo momento al buscar esta receta fue encontrar algo que se pudiera hacer con los ingredientes que conseguimos fácilmente cerca de casa. Evité usar harinas más difíciles de conseguir para que mis alumnas no tuvieran problemas a la hora de preparar el roscón estas navidades.

Espero que os guste y que os animéis a hacerla. Mi consejo es que tengáis paciencia y mucho mimo con la masa. Os lo explico al final, en las recomendaciones, pero os recomiendo ya que os llenéis de amor e ilusión para que se los podáis transmitir a la masa.

Sigue leyendo

Pan dulce sin gluten en panificadora

A principios de diciembre, cuando ya empezaron a verse por las redes las primeras recetas de Navidad para que la gente fuera practicando y planificando sus comidas de estas fiestas, me acordé del stollen que hice el año pasado y caí en la cuenta de que me lo amasé entero a manita. Con aquel manjar aprendí muchas cosas sobre las masas sin gluten y fue cuando empecé a usar los reposos en nevera. En todo este año han pasado muchísimas cosas en Singlutenismo que no quiero dejar de recordar en la que probablemente sea mi última entrada de este año.

Chapatas sin gluten5Mi 2014 empezó asistiendo a la tertulia de harinas panificables que los chicos de Foody organizaron en el MediaLab de Madrid. En aquella jornada Lourdes, Marisa, Raquel y Teresa nos ilustraron con una gran cantidad de conocimientos sobre el gluten, las harinas panificables, las harinas naturales y las levaduras y, sobre todo, sobre su funcionamiento. Con la lección bien aprendida y con muchas ganas de laboratorio, me volví a casa después de un fin de semana lleno de risas y buena compañía.

Tras haberlas probado para Navidad, me enamoré perdidamente de las masas frescas de Adpan y publiqué mis impresiones en la clásica tarta de espinaca que se come en mi familia y la tarta de manzana que tanto le gusta a mi mami. Y poco después, a mediados de febrero, me quité una espinita que tenía clavada desde hace tiempo, y celebré mi cumple por todo lo alto con una genial y completa cena mexicana. Hacia finales de febrero me decidí a presentaros una gran tradición argentina: los ñoquis del 29. Y meses después, aún hay gente que me cuenta que la está cumpliendo. ¡¡Me encanta!!

Allá por marzo volví a Valencia (¡¡y es que no me iba a perder las fallas!!) y os conté todos los lugares maravillosos en los que se puede comer sin gluten y comprar en aquella ciudad. Abril se pasó entre pruebas y planificaciones para lo que sería un gran mayo celíaco, que algunos ya sabíamos lo que se estaba cociendo… En Orihuela participé en el Día Nacional del Celíaco (y en Valencia y Benicàssim) y os enseñé a hacer el postre bombón (otro clásico en mi familia) y un sencillo pero delicioso bizcocho-brownie al microondas. Y fue en Orihuela donde nació un proyecto que aún tardaría unos meses en ver la luz: El Taller Sin Gluten. Con esa idea en la cabeza, me di unos días de relajación en Roma que dieron lugar a una guía muy especial para todo aquel que quiera conocer aquella maravilla de ciudad.

El taller sin glutenY, desde entonces, qué os voy a contar… ¡¡Ni tiempo para respirar he tenido!! El Taller Sin Gluten se estrenó en la Feria Internaiconal de Muestras de Asturias y tuvo una gran repercusión mediática que aún hoy me tiene abrumadísima. El mejor pan que he hecho y comido en mi vida vio la luz en forma de chapatas y, por fin, pude ofrecer un sorteo a todos los seguidores de Singlutenismo para agradecer vuestra fidelidad y apoyo. También gané un concurso de recetas del Hotel Lusso Infantas lo cual me llevó a (¡glups!) grabar mi primera videorreceta. Dio tiempo a celebrar, una vez más, el día mundial del pan y el taller del roscón de reyes copó gran parte de mi noviembre y, por supuesto, todo mi diciembre.

En este resumen se quedan fuera muchísimas cosas que pasaron en Facebook, Twitter e Instagram, como los nuevos cereales de Nestlé, las II Jornadas de FACEJoven, el reportaje que me hicieron en Pasteles de Ensueño (¡¡gracias a todos vosotros!!), todas mis filosofías celíacas y alguna cosa más. Y, por supuesto, no puedo olvidarme de lo que ha crecido la comunidad de Singlutenismo. ¡¡Muchísimas gracias a todos vosotros!! Espero seguir aportándoos algo (aunque sea un poquito) desde aquí durante mucho tiempo más. Ya sabéis que sois lo que hace que todo este trabajo (¡porque es un trabajazo!) valga la pena con creces. Así que gracias por todo el cariño y el apoyo que me habéis brindado estos meses, por vuestras opiniones, consejos y enseñanzas, y por seguir ahí un año más.

Este año también he tenido la oportunidad de colaborar en varios medios tanto dentro como fuera del mundo sin gluten. A Directo al Paladar le gustó mi torre de crêpes, me entrevistaron en la Radio Canaria para el programa La Alpispa (a partir de la hora y media de programa), nos lo pasamos genial con Rodrigo de la Calle y Naranjas King en Madrid, empecé a colaborar con La Boutique Dels Cupcakes y un sinfín de actividades más. También hubo entrevistas, como la de Allergychef, la de La Nueva España y alguna otra que pronto verá la luz ;)ShowcookingETSG

Quiero terminar el año, como no podía ser de otra forma, con una receta muy especial. Como decía al principio, está inspirada en el stollen del año pasado, pero es el pan dulce argentino: una evolución del panettone italiano a su llegada a Argentina. Lo mejor: que está hecho en panificadora, queda delicioso y no hay que ensuciar casi nada. Ideal para dejar la panificadora trabajando y ocuparnos mientras tanto de otras cosas.

Sigue leyendo

Rollos de canela

No soy yo de actualizar día sí y día también, pero se me ocurrió poner unas fotos en el Facebook y la avalancha de peticiones de la receta ha sido espectacular. Y es que es verdad: ¿quién puede resistirse a esta foto?Bocado Lo bueno es que tengo la mitad de la receta redactada ya desde hace tiempo, porque es la masa que usé en el kringle, así que no les tengo que hacer esperar mucho. Lo único que cambié en esta ocasión fue el relleno y, claro, el acabado final. Esta vez hice la receta clásica con el relleno (un poco simplificado) del libro Objetivo: tarta perfecta que gané hace poco en un concurso de Azucarera. No me voy a enrollar mucho, que bastante escribí ayer! Sólo quisiera agradecer los 160 votos que lleva ya mi imagen para el concurso de la revista Pasteles de ensueño. Quien no me haya votado aún, puede acceder a la página haciendo clic en la imagen de abajo y después haciendo clic en “me gusta” en Facebook. Hace falta estar entre los tres primeros y aún voy por la quinta posición, a ver si lo conseguimos!! La idea es que haya un blog sin gluten entre los elegidos, para seguir trabajando por la difusión de nuestro mundo y hacer ver que no somos bichos raros! :)Tres fotos singlutenismo

¡¡¡Muchísimas gracias por tu voto!!!

Sigue leyendo

Cupcakes de galletas tipo Oreo sin gluten

Hace unos años que estoy poco chocolatera. Hasta que me fui de casa a estudiar a Valencia, solía comerme algo con chocolate a diario, además del nesquik de todas las mañanas. Daba igual el formato: galletas, cereales, chocolatinas, alfajores… Todo con gluten, claro. Y, por alguna razón, cuando me fui a estudiar, perdí la costumbre de comer algo rico (como lo llamamos en mi casa) de postre. Alguna vez me compré Oreos y sólo de lo que me molestaba que se me quedaran los dientes pegajoseados de galleta meganegra, apenas las comía. Hasta que llegó el mundo de los cupcakes a mi vida y empecé a ver por ahí cupcakes de Oreo, de Chips Ahoy, de Ferrero Rocher… Y, claro, sólo hace falta no poder comer algo para que te den ganas. Y sí, este tipo de galletas existen en el mundo sin gluten, pero son tan sumamente caras que no vale la pena, y mucho menos para triturarlas y hacerlas cupcakes. O eso pensaba yo hasta hace 10 minutos. Los 10 minutos que he tardado en comerme uno de estos cupcakes, para ser más exactos.

Antes que nada, tengo que agradecer la receta a Dulce Sentimiento, que es de donde saqué la que es, según ella, la mejor receta de cupcakes de oreo. Nada más ver los ingredientes, me llamó la atención la presencia del buttermilk. Recientemente hice el bizcocho de chocolate con buttermilk de Celiaquines y me encantó el resultado, así que estos cupcakes no podían ir por mal camino. La verdad es que no he probado otros de este estilo, pero me parece una receta para nada pesada, muy suave y esponjosa. Me ha conquistado, sin duda. Y, por supuesto, la he traído al mundo sin gluten de una forma sencillísima, que ya sabemos que para estas cosas no tiene mucha complicación.

Me animé por fin a hacer esto gracias a que encontré las galletas O’Choco de lovemore en Carrefour a 1€. Así sí que valen la pena, ¿verdad? Tomen nota para aprovechar las adquisiciones de la oferta de estos días… ¡O incluso para ir a comprar antes de que se termine!Cupcakes oreo sin gluten 2

Sigue leyendo