Cena mexicana sin gluten

Tras varias entradas desglosando lo que fue la cena mexicana que organizamos para mi cumple, llega el momento de la recopilación. He decidido hacer esta entrada rápida y corta para que todo el mundo pueda guardarse el recopilatorio. Además, cuando vaya probando otros tipos de tacos y otras cosas que le puedan ir bien a esta cena mexicana de picadita, lo iré actualizando. Por cierto: recomiendo acompañar esta cena con una cerveza fresquita y bien rica, ¡le va genial! Sigue leyendo

Anuncios

Tostadas mexicanas (para blandengues)

TostadasCuando empecé a programar la cena mexicana de mi cumple, pensé en hacer guacamole, salsa de queso, tacos… Pero algo le faltaba. No terminaba de saber qué. Desde luego la gastronomía mexicana es rica y variada donde las haya, pero, ¿qué iba a hacer? ¿Ponerme a hacer pozole? No, hacía falta algo más ligero, algo complementario, algo de picadita… Una vez más, Martha me iluminó: ¡tostadas! Además, había visto una marca mexicana en un hipermercado que estaba etiquetada sin gluten, así que tomé buena nota de las indicaciones de Martha y me fui a la búsqueda y captura de las tostadas. Tras recorrerme varios kilómetros y dos grandes superficies, me volví a casa con las manos vacías y haciendo pucheritos. ¿¿Me iba a quedar sin tostadas?? Absolutamente no. Por suerte, se nos ocurrió tostar las tortillas Nagual que habíamos pensado para los tacos. Eso sí: hay que hacerlo al horno. De esta forma se deshidratan mejor ¡y quedan bien crujientes! Y, lo mejor, no puede ser más fácil de preparar.

Este es mi último as en la manga para la cena mexicana. Prometo un breve recopilatorio para tener todas las entradas juntas.

Sigue leyendo

Tacos mexicanos (para blandengues)

No sé por qué, pero este año para mi cumple me dieron ganas de comer tacos mexicanos. Será porque Carlos estaba esos días por allá, o porque hace más de dos años que no los como, o tal vez sería cosa de uno de esos simples impulsos naturales que te dan ganas de algo. Pero, claro, con lo purista que es una, tenía que comer tacos de verdad. Eso de comprar el preparado sazonador y echárselo por encima a una mezcla rara de verduras y carnes sin ton ni son no iba conmigo. Así que eché mano de amigos mexicanos para que me instruyeran en el arte, y finalmente entre mi querida abuela Yoli y yo armamos una rica cena mexicana que daba ganas de llorar de la emoción. Quisiera agradecer a mi querida Marthita, de Delicias para celíacos, por sus sabios consejos, y a mi tocayísimo Víctor Hugo y a su mami por introducirme en el gran mundo de los tacos y dejarme vivir en él.

Debería advertir de un pequeño matiz. Sí, yo soy una purista, y a una paella no la llamo “paella” si no está hecha en una paella. La cuestión es que cuando nos pusimos a investigar el tema de ingredientes y procedimientos para nuestra cena, ya me estaba dando cuenta yo de que muchos ingredientes no iban a ser tolerables por los comensales (a los que yo llamo cariño “blandengues”) que me acompañarían en la mesa, especialmente por lo picantes que eran. Y, además, en el supuesto caso de que las hubieran tolerado, no se conseguían sin gluten, así que con todo el dolor del corazón he tenido que hacer una adaptación para blandengues europeos. Espero que mis queridos mexicanos me sepan disculpar.

Con todo, repito: daban ganas de llorar de la emoción de lo riquísimo que estaba todo. Sabía todo mucho a mexicano (seguramente por la presencia del cilantro) y disfruté como una enana. Sirva esta entrada para presentar los tacos, y pronto dedicaré otra a la preparación de una cena mexicana con todos los detalles, con enlaces a las entradas ya existentes y algún detalle más. ¡¡No se lo pierdan, porque vale la pena!!

Sigue leyendo

Salsa de queso para nachos

Salsa de quesoPoco antes de que me diagnosticaran celiaquía, mis amigas de la carrera y yo frecuentábamos una pizzería en la que también se podían pedir nachos con queso. Ni qué decir tiene que estaban riquísimos y que siempre los pedíamos. Por aquel entonces, la salsa de queso de Hacendado aún no era sin gluten, así que me esmeré mucho en conseguir una receta rica-rica, casera y mucho más sana que esas que se venden por ahí llenas de conservantes y químicos. Aviso: es altamente adictiva, y conquistará el corazón de todo amigo quesero. Para mojar, los nachos Doritos (los normales, no los que Tex-Mex) son sin gluten, y desde hace un tiempo los de Hacendado también, aunque a mí me gustan más los Doritos. Sirva esto como primer capítulo de la cena mexicana. Bueno, en realidad, después del guacamole, es la segunda. Sigue leyendo