Palitos, picos, grisines, colines… sin gluten

palitos_picos_colines_grisines_sin_gluten2La verdad es que no hace mucho que en mi casa se introdujo la costumbre de comer palitos de pan sin gluten. Generalmente nunca hacíamos la receta en sí, sino que de sobras de otras masas terminábamos haciéndolos. Cada uno en su casa los llama de una forma diferente, aunque sí es verdad que los picos de pan son generalmente más cortos (de unos 4-5 cm. de largo) y los grisines son mucho más delgados y alargados (de hasta 20 cm. de largo). Esta receta vale tanto para unas cosas como para otras. La clave está en la forma que le demos y, por supuesto, en el horneado.

A mí me gusta que al morderlos recién hechos aún tengan el corazón un poco blando, pero sí que es verdad que en ese caso, se van humedeciendo con el paso de los días. Si os gustan crujientes, lo ideal es que los sequéis en el horno un poco más: con la temperatura más baja o, directamente, con el calor residual del horno apagado.

Con esta receta he estrenado mi Kenwood KMX51, y es que ¡es un lujazo pesarlo todo en el bol, ponerlo en la amasadora y despreocuparse! Después sólo hay que dividir la masa en tres para añadirles semillas y hierbas, meterlas en unas mangas pasteleras, e introducirlo en el molde. Si no tenéis el molde, no os preocupéis: se quedarán un poco menos perfectos, pero con la manga pastelera se les puede dar forma bastante bien.

Con esta receta salen 100 palitos de 10 cm. de largo. Os parecerán muchos así a priori, pero os aseguro que es empezar a comer y no parar. Sigue leyendo

Anuncios

Piadinas

Cuando hace más de un mes hablé sobre mi visita a Russafa Sin Gluten, comenté que me dejaba algo bajo la manga para más adelante. Hace un tiempo, abrieron en la zona universitaria de Valencia una piadinería que desconozco si sigue abierta. La cosa es que mis amigas estaban encantadas con ese lugar, pero yo ya era celíaca y no podía ir. Y sabía muy bien lo que me estaba perdiendo: habiendo estado de Erasmus en Italia, tenía claro lo que era.Piadinas Schär

Una piadina es una masa habitualmente de trigo (en nuestro caso no lo será, claro) plana y redonda muy flexible que se rellena y se come doblada a la mitad. Como decía, su origen es italiano, y Schär se ha ocupado de hacer la versión sin gluten. Ahora mismo han cambiado su nombre a Wraps, cosa que a mí personalmente me parece fatal por una cuestión de nomenclatura purista mía, pero, según tengo entendido, la nueva receta los hace más flexibles. Así que entre ustedes y yo, adoptaremos estos wraps yankis para nuestras maravillosas piadinas italianas y todos contentos.

Como ya supondrán, al igual que toda masa rellena, admite infinidad de combinaciones. Yo sólo invitaría a ser imaginativos sin ser absurdos. Por ahora les presento la piadina clásica romagnola y otra de verduras. A nosotros nos gustaron ambas muchísimo, aunque para primavera y verano seguramente sea más ideal la romagnola porque es bastante fresca.Piadinas

El mayor problema que suele surgir con esta masa es que se rompa, que queda muy feo. En las instrucciones del paquete pone que se pueden calentar al horno, pero yo lo he intentado y no sale nadan bien: se secan mucho y eso favorece que se rompan. Lo ideal es hacerlos en una sartén grande o en una plancha. Pero ahora veremos el procedimiento detalladamente, vamos con la receta.

Sigue leyendo

A una fiesta con tupper

En general, tengo la suerte de que cuando me invitan a una cena o a una fiesta, la persona que me invita está al tanto de que soy celíaca y de lo que ello supone. Cuando se acerca el evento, el anfitrión en cuestión sabe que me tiene a su entera disposición para resolverle las dudas que le surjan y así todos estamos contentos. Recuerdo cuando fui al cumple de mis gemelas favoritas, que una de ellas me recibió con una sonrisa de oreja a oreja diciéndome “¡¡¡¡¡¡¡Nany, te he separado aceitunas para que no se contaminen!!!!!” Ese tipo de consideraciones son las que nos hacen felices, ¿verdad? Sin embargo, estas situaciones lamentablemente no siempre son posibles. Si la persona que me invita no pone de su parte ninguna voluntad, cuando hay alternativas perfectamente válidas para todos, he llegado a no ir al evento. He de decir que soy muy comprensiva y que no hago más que poner facilidades (y de uno de esos ejemplos trata esta entrada), pero si se da que a la otra persona no le da la gana, lo siento, pero a mí tampoco.

A mi amiga Berta se le juntaron varias cosas que celebrar: el final de la carrera, el cumple y su partida a Londres llena de ilusiones y proyectos. Decidimos celebrarlo con una cena para estrenarnos en el Tommy Mel’s, pero lo que en realidad le esperaba era una enorme fiesta sorpresa organizada por su madre. A dicha fiesta iban a acudir bastantes amigos de Berta y de la familia, y su mami iba a encargar varias cosas de picoteo para la cena y una tarta. La verdad: teniendo en cuenta la cantidad de cosas que tenía que organizar la mujer en tan pocos días (todo sin que se enterara la homenajeada, claro), que yo no la conocía y que, encima, ella no tenía ni idea de celiaquía, creo que pedirle que encargara cosas sin gluten o, peor, las preparara, era un quebradero de cabeza demasiado grande. Así que decidí que no me iba a perder semejante fiesta, me arremangué y me puse manos a la obra. Teniendo en cuenta que también quería preparar una tarta (claro, no me iba a quedar yo sin comer nada de tarta…) y que estaba trabajando duramente en mi proyecto final de carrera, tenía que abreviar e ir al grano. Lo que les presento aquí fue el gran plan de acción que llevé a cabo para poder comer y disfrutar como todos. He de decir que me sobró la mitad de la comida, aunque me vino muy bien para el resopón de vuelta a casa jijiji. Sigue leyendo

Cena mexicana sin gluten

Tras varias entradas desglosando lo que fue la cena mexicana que organizamos para mi cumple, llega el momento de la recopilación. He decidido hacer esta entrada rápida y corta para que todo el mundo pueda guardarse el recopilatorio. Además, cuando vaya probando otros tipos de tacos y otras cosas que le puedan ir bien a esta cena mexicana de picadita, lo iré actualizando. Por cierto: recomiendo acompañar esta cena con una cerveza fresquita y bien rica, ¡le va genial! Sigue leyendo

Tostadas mexicanas (para blandengues)

TostadasCuando empecé a programar la cena mexicana de mi cumple, pensé en hacer guacamole, salsa de queso, tacos… Pero algo le faltaba. No terminaba de saber qué. Desde luego la gastronomía mexicana es rica y variada donde las haya, pero, ¿qué iba a hacer? ¿Ponerme a hacer pozole? No, hacía falta algo más ligero, algo complementario, algo de picadita… Una vez más, Martha me iluminó: ¡tostadas! Además, había visto una marca mexicana en un hipermercado que estaba etiquetada sin gluten, así que tomé buena nota de las indicaciones de Martha y me fui a la búsqueda y captura de las tostadas. Tras recorrerme varios kilómetros y dos grandes superficies, me volví a casa con las manos vacías y haciendo pucheritos. ¿¿Me iba a quedar sin tostadas?? Absolutamente no. Por suerte, se nos ocurrió tostar las tortillas Nagual que habíamos pensado para los tacos. Eso sí: hay que hacerlo al horno. De esta forma se deshidratan mejor ¡y quedan bien crujientes! Y, lo mejor, no puede ser más fácil de preparar.

Este es mi último as en la manga para la cena mexicana. Prometo un breve recopilatorio para tener todas las entradas juntas.

Sigue leyendo