Pan de molde con dos harinas para el día mundial del pan 2015

Un año más, nos unimos al World Bread Day (Día mundial del pan) con una propuesta de pan sin gluten! Este año traigo esta receta de pan de molde sin gluten con tan solo dos harinas y, para hacerlo incluso más fácil, en panificadora. Para que nadie tenga excusas para no hacer pan!

World Bread Day 2015 (October 16)

Y, por supuesto, este año he vuelto a hacer una propuesta de cartel específico para los panes sin gluten, así que no dudéis en usarlo en vuestro blog y compartirlo en vuestras redes sociales!

world-bread-day-gluten-free

La intención de este año, como hemos comentado en las redes sociales, es rendirle homenaje a las harinas proteicas, esas que tan buenos sabores dan a nuestros panes y que tanto les aportan nutricionalmente. Yo he querido ir un poco más allá y he pensado en los preparados panificables que son ricos en harinas proteicas. El pan que hoy os traigo está hecho sólo con harina Proceli y el preparado integral de Doves Farm, que tiene harinas de arroz, tapioca, trigo sarraceno y algarroba.

Y, por cierto, hoy también celebro el tercer aniversario de Singlutenismo! Qué rápido se ha pasado!

Sigue leyendo

Anuncios

Roscón de reyes

El roscón de reyes es sin duda una de las masas más complejas que nos encontramos en el mundo sin gluten. Es un bollo muy sensible a “minucias” como los cambios de temperatura, las corrientes de aire, la manipulación, los líquidos, la humedad ambiental… Con esta mini introducción quiero transmitir una primera idea: no tiréis la toalla. Ya visteis lo guay que me fue el año pasado con mi propio roscón, y es que el laboratorio singlutenista no es moco de pavo.

Hace dos semanas, impartí el primer taller sin gluten en Tiffany & Cake y me estrené nada más y nada menos que con el roscón. Se ve que me van las emociones fuertes y esto no ha hecho más que empezar! La cuestión es que, para que todo el mundo aprovechara al máximo la sesión, hubo que hacer un gran trabajo previo de investigación para dar con mi receta perfecta. Y esta es la segunda idea que quiero transmitir: tras tantas pruebas de roscón, he comprobado que cada uno debe encontrar aquel con el que más comulgue.

Una de las pruebas que hice fue con harinas proteicas, esas que usamos tanto para que los panes sepan tan a pan. Y a mí, personalmente, no me terminó. Así como me encanta el sabor que queda en el pan dulce sin gluten que os presenté el otro día, para el roscón se me hace un sabor muy pesado e integral. Me gusta más el sabor a bollito que obtengo con este que os presento hoy y que expliqué con todo lujo de detalles a las maravillosas asistentes al taller del roscón.Roscón de reyes sin gluten

Antes de seguir, quisiera agradecer una vez más a todas las personas que comparten sus experimentos, en especial a Susana, TeresaMarisa y Salomé, y a mi compañera Raquel por trabajar codo con codo conmigo para encontrar las dos recetas que más le han gustado a El Taller Sin Gluten.

No dudéis que todos seguimos aprendiendo y que nuestras cocinas y despensas están en constante cambio. ¡Veremos con qué receta salimos para el año que viene! Por ahora, me quedo con esta. Además, la intención en todo momento al buscar esta receta fue encontrar algo que se pudiera hacer con los ingredientes que conseguimos fácilmente cerca de casa. Evité usar harinas más difíciles de conseguir para que mis alumnas no tuvieran problemas a la hora de preparar el roscón estas navidades.

Espero que os guste y que os animéis a hacerla. Mi consejo es que tengáis paciencia y mucho mimo con la masa. Os lo explico al final, en las recomendaciones, pero os recomiendo ya que os llenéis de amor e ilusión para que se los podáis transmitir a la masa.

Sigue leyendo

Pan dulce sin gluten en panificadora

A principios de diciembre, cuando ya empezaron a verse por las redes las primeras recetas de Navidad para que la gente fuera practicando y planificando sus comidas de estas fiestas, me acordé del stollen que hice el año pasado y caí en la cuenta de que me lo amasé entero a manita. Con aquel manjar aprendí muchas cosas sobre las masas sin gluten y fue cuando empecé a usar los reposos en nevera. En todo este año han pasado muchísimas cosas en Singlutenismo que no quiero dejar de recordar en la que probablemente sea mi última entrada de este año.

Chapatas sin gluten5Mi 2014 empezó asistiendo a la tertulia de harinas panificables que los chicos de Foody organizaron en el MediaLab de Madrid. En aquella jornada Lourdes, Marisa, Raquel y Teresa nos ilustraron con una gran cantidad de conocimientos sobre el gluten, las harinas panificables, las harinas naturales y las levaduras y, sobre todo, sobre su funcionamiento. Con la lección bien aprendida y con muchas ganas de laboratorio, me volví a casa después de un fin de semana lleno de risas y buena compañía.

Tras haberlas probado para Navidad, me enamoré perdidamente de las masas frescas de Adpan y publiqué mis impresiones en la clásica tarta de espinaca que se come en mi familia y la tarta de manzana que tanto le gusta a mi mami. Y poco después, a mediados de febrero, me quité una espinita que tenía clavada desde hace tiempo, y celebré mi cumple por todo lo alto con una genial y completa cena mexicana. Hacia finales de febrero me decidí a presentaros una gran tradición argentina: los ñoquis del 29. Y meses después, aún hay gente que me cuenta que la está cumpliendo. ¡¡Me encanta!!

Allá por marzo volví a Valencia (¡¡y es que no me iba a perder las fallas!!) y os conté todos los lugares maravillosos en los que se puede comer sin gluten y comprar en aquella ciudad. Abril se pasó entre pruebas y planificaciones para lo que sería un gran mayo celíaco, que algunos ya sabíamos lo que se estaba cociendo… En Orihuela participé en el Día Nacional del Celíaco (y en Valencia y Benicàssim) y os enseñé a hacer el postre bombón (otro clásico en mi familia) y un sencillo pero delicioso bizcocho-brownie al microondas. Y fue en Orihuela donde nació un proyecto que aún tardaría unos meses en ver la luz: El Taller Sin Gluten. Con esa idea en la cabeza, me di unos días de relajación en Roma que dieron lugar a una guía muy especial para todo aquel que quiera conocer aquella maravilla de ciudad.

El taller sin glutenY, desde entonces, qué os voy a contar… ¡¡Ni tiempo para respirar he tenido!! El Taller Sin Gluten se estrenó en la Feria Internaiconal de Muestras de Asturias y tuvo una gran repercusión mediática que aún hoy me tiene abrumadísima. El mejor pan que he hecho y comido en mi vida vio la luz en forma de chapatas y, por fin, pude ofrecer un sorteo a todos los seguidores de Singlutenismo para agradecer vuestra fidelidad y apoyo. También gané un concurso de recetas del Hotel Lusso Infantas lo cual me llevó a (¡glups!) grabar mi primera videorreceta. Dio tiempo a celebrar, una vez más, el día mundial del pan y el taller del roscón de reyes copó gran parte de mi noviembre y, por supuesto, todo mi diciembre.

En este resumen se quedan fuera muchísimas cosas que pasaron en Facebook, Twitter e Instagram, como los nuevos cereales de Nestlé, las II Jornadas de FACEJoven, el reportaje que me hicieron en Pasteles de Ensueño (¡¡gracias a todos vosotros!!), todas mis filosofías celíacas y alguna cosa más. Y, por supuesto, no puedo olvidarme de lo que ha crecido la comunidad de Singlutenismo. ¡¡Muchísimas gracias a todos vosotros!! Espero seguir aportándoos algo (aunque sea un poquito) desde aquí durante mucho tiempo más. Ya sabéis que sois lo que hace que todo este trabajo (¡porque es un trabajazo!) valga la pena con creces. Así que gracias por todo el cariño y el apoyo que me habéis brindado estos meses, por vuestras opiniones, consejos y enseñanzas, y por seguir ahí un año más.

Este año también he tenido la oportunidad de colaborar en varios medios tanto dentro como fuera del mundo sin gluten. A Directo al Paladar le gustó mi torre de crêpes, me entrevistaron en la Radio Canaria para el programa La Alpispa (a partir de la hora y media de programa), nos lo pasamos genial con Rodrigo de la Calle y Naranjas King en Madrid, empecé a colaborar con La Boutique Dels Cupcakes y un sinfín de actividades más. También hubo entrevistas, como la de Allergychef, la de La Nueva España y alguna otra que pronto verá la luz ;)ShowcookingETSG

Quiero terminar el año, como no podía ser de otra forma, con una receta muy especial. Como decía al principio, está inspirada en el stollen del año pasado, pero es el pan dulce argentino: una evolución del panettone italiano a su llegada a Argentina. Lo mejor: que está hecho en panificadora, queda delicioso y no hay que ensuciar casi nada. Ideal para dejar la panificadora trabajando y ocuparnos mientras tanto de otras cosas.

Sigue leyendo

Día mundial del pan. Yo, sin gluten

Dos años después de inaugurar Singlutenismo, vuelvo una vez más a celebrar el día mundial del pan. Este año también tenemos un logo (parece que vamos afinando poco a poco…), un evento en Facebook, una etiqueta en las redes sociales y muchos, muchos panes.Logo DMP

Lo organiza Kochtopf, como siempre, y los panes sin gluten no van a ser menos.

World Bread Day 2014 (submit your loaf on October 16, 2014)

Además, en esta ocasión me ha vuelto a ser complicado, pero no me he querido quedar fuera. Hice mi pan en la casa de mi hermano, con un horno que desconocía, sin balanza y estrenando la panera de Lékué (que me la llevé enrolladita de viaje). Con esto quiero decir que no hay nada que nos pueda detener para elaborar nuestros propios panes. Incluso me llevé las harinas: un paquete de harina panificable Proceli y uno de Brot Mix Dunkel de Schär. Y, la verdad, el resultado fue, para las circunstancias, bastante bueno. Creo que el horno no calentaba bien y llevó un montón de tiempo hacerlo (una hora y media!), pero bueno, aprovechamos que teníamos el horno encendido y el pan bien resguardadito para ir cocinando otra cosa al lado. Eso sí: está riquísimo. Con un sabor a integral que me encanta.yopansingluten3

Y dadas las circunstancias, no tuve muchas oportunidades de experimentar, así que me fui a lo seguro. Seguí la receta de Famalap (que, como todos sabrán, es una eminencia en el mundo del pan sin gluten y pionera en enseñarnos a todos a hacerlo), pero a ojo, así que la pondré tal cual la he hecho, por si alguien se encuentra en mis mismas circunstancias. Sigue leyendo

Pan de hamburguesa de Mari Valcarce Pol

A los que conocen el grupo de Facebook 500.000 recetas para celíacos el nombre de Mari Valcarce Pol les será más que conocido. Es la reina absoluta e indiscutible de las recetas con paso a paso. Cuando Mari cocina algo, se acuerda de todos nosotros, pobres ignorantes y perdidos en el mundo de las recetas sin gluten, y va sacando fotos a cada uno de los pasos que va llevando a cabo. Después, las sube todas a un álbum de fotos en el grupo, y explica en cada una de ellas qué está haciendo. Sinceramente, no sé dónde está el blog de esta chica. Ya lo he intentado y le he insistido, y me dijo que tenía algo entre manos, pero hasta ahora no he visto nada. No sé, se ve que le gusta hacerse de rogar :)

Esta es una de las pocas recetas de las que no ha hecho un paso a paso, pero sí que la ha compartido en el grupo en un documento. Si no me equivoco, ella la sacó del libro Cocina sin gluten para todos con Thermomix. Yo hacía tiempo que tenía ganas de comer una hamburguesota, con todo su queso, su lechuga y su tomate, y sin que fuera comprada ni temiera por mi colesterol excesivamente. El resultado es espectacular. No sólo está riquísimo de sabor, sino que además es muy blandito, y lo mejor de todo es que no hace falta calentarlo tras congelarlo para que vuelva a estar blandito. Unos días después de hacerlos, descongelé unos para hacerme unos bocadillos de milanesa (“filete de pollo empanado” para los españoles) y llevármelos de excursión. Y el pan aguantó blandito y tiernito toooodo el viaje hasta que me lo comí. Creo que es la primera vez que consigo esto en el mundo sin gluten. ¡Y yo que ya me había despedido para siempre de llevarme bocadillos de excursión! La receta de hoy, mi mini-homenaje para ella.

La receta original de Mari es para Thermomix. Aquí, mi adaptación con la panificadora, aunque se puede hacer perfectamente a mano, ya que la panificadora la usé sólo para mezclar (de pura vagancia, vamos).

Sigue leyendo