Bizcocho-brownie al microondas

Esta es una de esas recetas que pasan de boca en boca hasta que llegan a la tuya y te hacen superfeliz. Es una receta de la madre de la compañera de piso de una amiga de mis amigas las gemelas. Sí, todo eso ha viajado la receta (¡que yo sepa!). Nunca sé si llamarlo bizcocho o brownie, porque puede ser una cosa u otra según la cantidad y el tipo de cacao que le pongamos, o incluso el tiempo de cocción que le dejemos. Eso sí: sea como sea, está espectacular.Bizcocho brownie

Esta es la otra receta que hice en el Show Cooking del DNC2014CV y, como comenté allí, no tiene mayor complicación ni requiere tener especial cuidado.Yo siempre lo hago en un molde de silicona redondo de 23 cm. de diámetro y me sale perfecto: ni se desborda, ni se pega, ni se queda crudo… Como no todos tendremos el mismo molde, aquí van algunas recomendaciones:

  • Tiene que ser apto para el microondas. En uno bueno de silicona yo creo que es más fácil de desmoldar, pero se puede hacer en uno de vidrio.
  • Si tiene un agujero en medio, mejor. Los bizcochos que se hacen en el microondas tienden a cocinarse menos por el centro. Si tenemos un molde de estos con forma de corona, e incluso si es con una forma bonita, será más probable que salga perfecto.

El tema del microondas es fundamental: tenemos que conocer a qué potencia cocina el nuestro. En el show cooking tuve que ajustar el tiempo de cocción porque tenía más potencia de la que yo suelo utilizar y no había forma de ponerlo a la mía, y aún así salió genial. Habitualmente la máxima potencia que tienen es de 800W, pero si tiene más o menos, no pasa nada: se ajusta el tiempo de forma inversamente proporcional y listo.Brownie listo

Vamos con la receta, que es muy sencilla. Por cierto, aquí está la receta del otro dulce que hice en Orihuela: el postre bombón. ¡Ah! Y recordad enviarme vuestras fotos si la hacéis, así las cuelgo en la nueva sección del blog Otros cocinan SinglutenismoSigue leyendo

Anuncios

Cena especial de picadita

Pues sí, se ve que me gustan las ocasiones especiales. Pero hay cenas que pueden ser especiales sin que lo requiera la ocasión. Al menos en mi casa, lo de agasajar a alguien con la comida es algo muy habitual, y creo que ya he comentado alguna vez que uno se elige la comida y la cena de su cumple. Además de para los cumples o fiestas, a mí me gusta prepararle de vez en cuando una comida o cena muy especial a la gente con la que vivo, sin ningún motivo en particular. Eso sí: debe ser un momento en el que tengo tiempo, porque las cenas que yo suelo preparar requieren bastante tiempo, aunque no mucho esfuerzo ni mucho trabajo (salvo algunas excepciones). La verdad es que me fastidia un poco que esta entrada caiga tan cerca de San Valentín, a ver si es que alguien se va a pensar que es el motivo de la publicación, y nada más lejos de la realidad. Pero bueno, si a alguien sí le hace ilusión lo del día de los enamorados, espero que le sea de gran ayuda, porque creo que va a ser una recopilación muy completa. Y sí, muy larga. Paciencia.

Hace tiempo me surgió esta idea de tener recopiladas en algún lado ideas para hacer una cena especial, para que la gente no tenga que buscar en el Google “cómo hacer una cena romántica” o algo parecido. Ahora que ya he preparado unas cuantas de estas picaditas, puedo asegurar algunas cosas: se tarda bastante en prepararlo todo, pero no resulta mucho trabajo. Me explico: requiere mucho tiempo porque son muchos platos chiquitos, pero la mayoría de ellos son muy sencillos. También se puede hacer una selección de las ideas que aporto acá, y así trabajar menos. A mí, la verdad, no me importa en absoluto que lleve tanto tiempo (insisto, cuando dispongo de él). Lo voy preparando todo con tal ilusión y pongo tanto cariño en cada plato terminado, que al final se me pasa el día volando y ya es hora de la puesta en escena. Lo mejor es que prácticamente todo se puede preparar con antelación y conservar en la nevera. Es más: si hay sobras, aguantan varios días, y así tendremos entrantes ricos para las próximas comidas.

Para que les sea más fácil hacerse una idea de la selección (algo extensa, como digo) que les propongo, les voy a dejar un listado inicial, así no se tienen que recorrer toda la entrada para saber cuál es el último plato. Algunos de ellos no son recetas como tal, sino sugerencias. En algunas ocasiones, además, no especificaré cantidades, ya que dependerá sobre todo del número de comensales, de lo hambrientos que estén y de los platos con los que se acompañen. Espero que les gusten las ideas (no todas ellas originalmente mías, por cierto), y que pongan en práctica al menos algunas de ellas.

  • Atún con queso de untar.
  • Bombones de salmón.
  • Cóctel de gambas, palitos de mar y piña.
  • Endivias-cucharas.
  • Ensalada Caprese.
  • Ensalada de pera, nueces y Gorgonzola dulce.
  • Maíz dulce con salsa rosa.
  • Minipaninis de cebolla.
  • Queso de cabra con nueces y miel.
  • Revuelto de morcilla y manzana.
  • Rollitos de pera y jamón serrano.
  • Saladitos.
  • Tabla de ibéricos.
  • Tomate rallado.

Cuando vuelva a hacer una cena de estas, iré sacando fotitos de cada plato e iré actualizando esta entrada, para que no se quede tan solita.

Sigue leyendo