Kedada Sin Gluten 2015

Si seguís Singlutenismo en cualquiera de las redes sociales en las que estamos (Facebook, Twitter o Instagram), os daríais cuenta de que el fin de semana del 25 al 27 de septiembre estuve en la Kedada Sin Gluten organizada en torno al I Encuentro de Blogueros Gastronómicos Sin Gluten en el Espíritu del Bosque por Caminar Sin Gluten y Cocina Fácil Sin Gluten en Madrid. Como os conté en su día en Facebook, fueron unas jornadas repletas de actividades, comida y buena compañía. Podéis ver todo lo que hicimos a través de la etiqueta #espiritubosque2015 en Twitter e Instagram. Os aviso ya de que esta va ser una entrada muy visual, que no hay mejor manera de transmitir lo que vivimos esos días :) Espero que os gusten las fotos!!espiritubosque2015-5 Sigue leyendo

Anuncios

Varsovia sin gluten

VarsoviaHace ya casi tres años que viví en Varsovia y, sin embargo, me parece que fue ayer. Seguramente en estos tres años la vida sin gluten ha cambiado bastante (¡hay que ver lo rápido que evolucionan las cosas en este sentido!), pero recientemente me he dado cuenta de que mi experiencia allí le puede ser útil a algún celíaco que quiera visitar Polonia.

Ante todo, hay que saber que existe una asociación polaca de celiaquía que crece con mucha fuerza, lo cual nos da varias pistas:

  1. El tema de la celiaquía no es completamente desconocido.
  2. Existe un listado oficial de productos sin gluten.
  3. Existe un listado oficial de establecimientos aptos para celíacos que llevan a cabo una formación y un seguimiento.
  4. Hay alguien a quien recurrir en caso de duda.

Aunque parezca una tontería, son aspectos muy importantes que tener en cuenta a la hora de viajar o mudarse a otro país.

En esta entrada aportaré información actualizada en cuanto a enlaces e información general y otras cosas basadas en mi experiencia de entonces. Sigue leyendo

Roma sin gluten II

Obelix SPQRCómo me gusta Italia. Volvería cada vez que me lo propusieran. Me da igual morirme de calor haciendo cola para entrar a algún museo de Roma, calarme de acqua alta hasta encima de las rodillas en Venezia o helarme frente al duomo de Milán. He pasado por todas esas situaciones y las buenas experiencias ganan con creces. Su riqueza cultura, la luz de cada rincón y lo bien que se come, compensan cualquier desastre de maletas o medio de transporte que seguramente ocurra cada vez que pisemos Italia.

Mi papi llevaba un año queriendo regalarle a mi abuela un viaje a Roma para que disfrutara sus grandezas y fuera a ver al Papa argentino. Y, claro, no iba a dejar yo a mi pobre abuela que fuera sola, así que no me quedó otra opción que sacrificarme, acompañarla y hacerle de guía un poquito entre tanto romano loco. Así que me dispuse a organizar bien el viaje para que se nos quedaran pocas cosas sin ver (porque cuando se va a Roma hay que dar por sentado que no se tendrá tiempo a verlo todo), y en la planificación no pudo faltar la localización de lugares en los que comer sin gluten.

Un fallo que detecté haber tenido en mi anterior viaje a esta ciudad fue la falta de plano. Por suerte, entonces me podía conectar a Internet por WiFi y pude localizar los lugares sin gluten que había apuntado. Así que esta vez el asunto ya lo llevé arreglado de casa: me compré una guía que tuviera plano y dediqué una mañana a señalar en el mapa con un rotulador permanente los lugares en los que podía comer. Esto viene especialmente bien a la hora de planificar qué vamos a visitar cada día. Así, podemos tener localizados aquellos lugares cercanos en los que podamos comer algo, o podremos llevarnos provisiones si no hay nada por la zona. Esta guía en concreto tiene, además del desplegable, varios mapas por zonas, así que también marqué los lugares en ellos. Además, identifiqué con una inicial de qué tipo de local se trataba, para que fuera todo más directo: R para restaurante, P para pizzería, G para heladería (gelateria)… Y, como soy así de simpática y benevolente, he hecho un mapa de Google Maps con los lugares en los que he comido en mis dos últimos viajes, para facilitarle la tarea a todo el que pase por mi blog.RomaSGII10 Sigue leyendo

Día Nacional del Celíaco en Orihuela

Ni con toda la ilusión con la que presenté a principios de mes el mayo celíaco que acabamos de pasar, podía imaginarme lo que iba a terminar siendo. Ayer llegué por fin de vuelta a casa, que como ya sabrán tuve que desplazarme hasta Valencia hace más de tres semanas para poder asistir a todos los eventos a los que se me había invitado. Me he sentado hace un rato delante del blog y de tantísimas fotos intentando organizarlo todo un poco en mi cabeza y puedo asegurar que es un trabajo dificilísimo. La cantidad de emociones, vivencias, gente y risas serán prácticamente imposible de plasmar aquí, aunque no me voy a quedar sin hacer el esfuerzo.

El 24 de mayo empezó en el Hotel Palacio Tudemir de Orihuela, en el que los blogueros invitados nos alojábamos para la ocasión. Me dejo pendiente una entrada para hablar de Orihuela y sus maravillas, entre las que se encuentra sin duda alguna este hotel. Dando un bonito paseo por las callejuelas de la ciudad, nos dirigimos hacia el Centro Comercial Ociopía donde la organización y los patrocinadores ya tenían todo en marcha: escenario, puestos, lugares para niños, entrega de acreditaciones… Poco a poco la gente fue llegando llena de ilusión y empezamos a poner cara, voz y sonrisa a muchos de aquellos que ya conocíamos por las redes sociales.DNCOrihuela Sigue leyendo

Yo también como ensaladas fuera de casa

Leo en otros blogs que cuando van a comer fuera de casa, se encuentran con un menú cerrado, congelado, precocinado, hipercalórico y poco apetecible. Dicen, además, que esto les pasa en restaurantes certificados por cualquier asociación. Teniendo en cuenta que esta persona me lleva de ventaja varios años de celíaca, me imagino que no serán pocas las veces que ha comido fuera de casa y que se las ha arreglado en establecimientos no avalados. Ante todo, mi enhorabuena. Sin embargo, creo que no hay que caer en la generalización. Mi experiencia (que, aunque corta en el tiempo, es bastante rica en variedad y trayectoria) me ha enseñado a huir de las cadenas a las que (espero) se refiere la entrada de la que hablo. En estos restaurantes (si se pueden llamar así) nos encontramos con cambios de personal muy frecuentes y mucha prisa a la hora de preparar y servir la comida. Ante esta situación, los jefazos (y no las asociaciones, y ahí está el fallo) deciden cortar por lo sano: ponemos menú precocinado y así nos traemos a los celíacos y a sus amigos. Siempre que he ido al pequeño comercio me han tratado como persona y no como consumidora. Y eso se nota, especialmente, en los restaurantes. Me viene a la mente Un posto al sole, un maravilloso restaurante italiano de unos milaneses que más que dueños son anfitriones. A lo mejor es que he tenido suerte, y al moverme más por Valencia he tenido la oportunidad de visitar más establecimientos formados por ACECOVA. Me declaro fan absoluta del trabajo que hace esta asociación, y en especial en este aspecto. En Asturias, por ejemplo, no me ha ido tan bien, aunque bien es cierto que he tenido menos oportunidades de comer fuera. Creo, insisto, que no se puede tomar la parte por el todo, y menos si la referencia son las cadenas. En definitiva, en mi opinión el problema no está en las asociaciones, sino en la predisposición que ofrezca la persona que te atiende en el establecimiento. Y es un hecho que el personal de un restaurante de cadena tiene menos margen de maniobra.

Por otro lado, como ya he comentado alguna vez, yo personalmente prefiero ir a restaurantes que han recibido alguna formación. México, para mí el lugar de la amabilidad y buena predisposición por excelencia, me enseñó que todo eso (que ya es mucho) no es suficiente. Es cierto que el tema de la celiaquía aún está mucho más verde allá que en España, y que la palabra “celíaco” no suena tan a chino aquí como allá. Sin embargo, ni hablando con gente (en teoría) muy puesta en el tema de la alimentación me salvé de la contaminación de mi vida. Fue lo que me pasó con Kellogg’s. La experiencia (como digo, corta pero muy variopinta por España y por el mundo) me ha enseñado a tener paciencia y a hablar con los que saben un mínimo.

El tema me viene al pelo para recordarle a todo el mundo que en tan solo dos días estaremos en el MediaLab del Prado hablando de todas estas cositas y muchas más. Sin duda, es un interesante tema de debate, y las dos horas y media se nos van a quedar muy cortas. Contaremos con la intervención de Famalap, Pikerita, Celíaco a los Treinta, Destinos sin gluten, Celiaquitos, los caminantes, y una servidora, y todos de la mano de Foody. Que nadie se olvide de confirmar su asistencia en el correo atencionalcliente@foody.es

Banner